afrontamiento, mindfulness, preocupaciones, resolucion de problemas

RUIDO…

         Hay días en los que me resulta más fácil ayudar a los demás que a mi misma. Orientar a los demás que a mi misma.Y hoy he sido consciente de lo difícil que es ayudarse uno mismo cuando la mente esta llena de RUIDO. ¿Cómo puedo ser tan pretenciosa de querer resolver mis problemas sin ni siquiera escucharme?

         Día a día vivimos con la mente llena de RUIDO,  de basura, de preocupaciones… pero nos resulta mucho más fácil eso que enfrentarnos a la realidad de nuestro malestar.Casi siempre lo achacamos al estrés, al exceso de actividades, a los demás, al que dirán… pero si nos ponemos a hurgar en nuestro interior, descubriremos que no solo es eso. Que dentro de nosotros existen las llamadas NECESIDADES, y que no cubrimos por miedo, por desconfianza, por falta de seguridad… y al final, resulta mucho menos doloroso hablar del estrés, que reconocer que tenemos miedo e insatisfacciones vitales.

          Porque para reconocer lo que sentimos e identificar lo que necesitamos hay que ser valientes, y no siempre podemos serlo. Porque hacerlo implica poner nombre a las cosas, asumir responsabilidades y reconocer errores, y porque también supone perder personas. Esas que esperas tener siempre a tu lado, pero que cuando te recolocas en el sistemas de las relaciones, no lo aceptan y cambian de sistema.

          Y todo eso duele, y bloquea, y a veces hasta parece que no lo estés viviendo tu. Pero sucede. Y hay que ser valiente y escuchar el RUIDO a ver que dice… y mirarlo de frente y ser valiente, y preguntarle: ¿Que necesito para que te vayas?, y esperar una explosión de decisiones sin tomar, sensaciones, ideas y sueños sin cumplir,  los cuales esperan ansiosos que la VALENTÍA se apodere de uno mismo y empiece a enfrentarse  a ellos.

¡¡A SER VALIENTES AMIG@S!!

Anuncios

2 comentarios en “RUIDO…”

  1. ¡Cuánta razón tienes! EL problema es que hasta nos llegamos a acostumbrar a ese RUIDO, y pasa a ser un ruido de ambiente…hasta que un momento dado no sabemos muy bien por qué se convierte en ruido ensordecedor y no queda otra que escucharlo, con lo fácil que hubiera sido escucharlo cuando era un murmuro!! Muchas gracias por tu reflexión!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s